Pøemas de Luis Eduardo García

 

A LA MANERA DE KENNETH REXROTH (SI KENNETH REXROTH HUBIERA SIDO UNA BACTERIA)

Este es un poema de amor
sólo que la palabra amor será reemplazada a partir de este verso por
los efectos de la ingesta
de animales infectados con carbunco.
Entonces
tengo que decir que aquella vez que nos recostamos
en el pasto
(más bien un montoncito de concreto
triturado) sentí por vez primera
los efectos de la ingesta
de animales infectados con carbunco.
A partir de ese día
todo adquirió un brillo distinto. La fiebre
apareció, las canciones
del dolor abdominal.

El paisaje es una plaga
de pulgones. Una playa.
Los efectos de la ingesta
de animales infectados con carbunco
me completan.

 

METADECORACIÓN DE PASTELES

El pan
ya tiene que estar horneado
y a temperatura ambiente. Después
lo cubriremos con crema chantilly.

Por supuesto tendremos lista nuestra mezcla
de azúcar glas y limón
con el colorante de nuestra preferencia.
Ahora sí
utilizaremos la duya Wilton del número
133 para dibujar el pastel de nuestros sueños
sobre el pastel real
y la duya Wilton del número
10 para escribir
“al hacer líneas rectas
hay que tomar la manga en un ángulo
de cuarenta y cinco grados”.

Por último hay que esperar que alguien diga
“la decoración de pasteles debe hablar sobre la vida
no sobre la decoración de pasteles”.
Eso es todo. No olviden suscribirse
a mi canal.

 

 

_______________________________________________________

Luis Eduardo García (Guadalajara, Jalisco, 1984) Es autor de Dos estudios a partir de la descomposición de Marcus Rothkowitz (Tierra Adentro, México, 2012; Libros Tadeys, Chile, 2015), Una máquina que drena lo celeste (Zindo & Gafuri, Argentina, 2014), Armenia (filodecaballos, México, 2016), Mis poemas Alt Lit (Libros del Pez Espiral, Chile, 2017), Bádminton (2018) y Dhigavostov (Luzzeta Editores, México, 2018). Ha formado parte, entre otras, de las antologías El decir y el vértigo: panorama de la poesía hispanoamericana reciente (filodecaballos, México, 2005), 1000 millones). Recibió el Premio Hispanoamericano de Poesía Para Niños 2017.Colabora en Poesía Mexa, Jámpster y 3pies.

Pøemas de Tito Manfred

 

 

§

Esta es la imagen que rechazaste: un bosque con una cabaña al interior. Un fuego rompía el verde o los leños. Una persona se quemaba y emitía un ruido intraducible, pero no sabíamos dónde. Envuelto en llamas, un hombre salía de la cabaña y se internaba en el bosque o corría desde el bosque   e   ingresaba en           la    cabaña. Algo hace imposible que nos entendamos, pero no sabemos qué.

 

§

Nos mudamos de las preocupaciones por el lenguaje a las preocupaciones por el amor. El cactus que allá se erguía en medio de un descampado, acá apenas asoma la punta sobre un montón de nieve. Zorros o coyotes roen el cuerpo de un animal indeterminado. Desde este o aquel hemisferio, alguien nos envía señales de humo, pero el viento arrecia todos los días.

 

 

_______________________________________________________

Tito Manfred (Chile, 1983). Ha publicado el ebook 13 poemas (2016) y la antología Guasap. 15 poetas mexicanos súper actuales (2016), que seleccionó junto a Mauro Gatica. Recibió la beca de creación del Fondo del Libro, género poesía, en 2016. En 2017, ganó el Premio Mejor Publicación Digital, que entrega el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, por 13 poemas. Es editor de la revista Jámpster. Próximamente, publicará en Argentina el libro Los poemas se dirigen a las redes de pesca por la editorial Barnacle.

Pøemas de Aníbal Cristobo

 

UNA CARTA A MADAME BLAVATSKY

Estoy escribiendo, casi a trescientas millas
del hogar, y su órbita se aleja, sin ningún
interés

en los movimientos de una lengua
que antes brillaba intensamente, en las regiones
inexploradas del Tíbet. Aprendo
que usted es la viuda de un concejal ruso, pintado

por su padre. Ahora bien: ¿cuáles son
estos hechos? Los devotos
han venido de El Cairo con un guante relleno de algodón
que representó la mano y el brazo
de una cierta sustancia materializada –usted

insiste, el Coronel Olcott
de otro mundo. Sobre otras cosas dije
sí, que eran verdades si –marque
si- la doctrina del Karma era el sonido. Debiera

haber pensado el funcionamiento, o algo
semejante. Es cierto
que escribí esas palabras, y sin embargo no
las engendré.-

 

VIAJANDO A ESSEX PARA EL JUEGO CONTRA LOS CRIADORES DE OSTRAS

No puedo dar mis opiniones
incisivas –no vi

el incidente mientras conseguía una hamburguesa, conversaba
confusamente sobre la precisión de las
soldaduras: en la mayoría de los casos se dijo
que los movimientos se habían resistido, y con todo
Baxter

y el panadero

se arrojaban delante de la bola como los hombres
del FBI lo harían para proteger al presidente. La mueca de Paul

reveló lo que sospechábamos: era la única vez
que golpeaba la pelota con el pie
derecho –el encargado
daba a los miembros de cuadrángulo una oportunidad

de brillar. Al parecer resultó

un juego mal templado; los vendedores
tenían toda la mercancía confiscada, a veces
al hablar
hacen falta subtítulos.-

 

 

_______________________________________________________

Aníbal Cristobo nació en Lanús, Buenos Aires, el 1 de septiembre de 1971. Entre 1996 y 2001 vivió en Río de Janeiro, donde publicó “Teste da Iguana” (1997), “jet-lag” (2002) y “Miniaturas Kinêticas” (2005). En Argentina ha publicado “Krill” (2002), “Krakatoa” (2014) y “Una premonición queer”. (2017). Desde el 2002 reside en Barcelona, donde fundó la editorial Kriller71 (www.kriller71ediciones.com). Su libro más reciente es “La ruta de la tos”, (Ay del Seis, Madrid, 2018).

Pøemas de Griselda García

 

LA CURA

En amor solo pienso si no estoy trabajando, dice.
Bajo el mosquitero de una cama en Tánger
sigo con la vista la ruta de las arañas.
Damos un paseo por los médanos.
El camello suaviza sus pasos.
Oímos tambores a lo lejos.

A veces las mujeres tienen que ser nuestras madres
dice, y nosotros sus padres.

Trato de olvidar a los tripulantes muertos
los crímenes del mar se juzgan en el mar.

Su madre eligió a la esposa. La esposa no sabe leer.
Es mejor así. Sin problemas, sin discusiones.

No me gusta estar en la casa, dice.
No me gusta hablar. Solo comer y dormir.
Quiero fumar con mis amigos y tirarme al sol.
No pensar que los días pasan muy rápido
y que la muerte se acerca. Quiero fumar y no pensar.

Bebemos té de menta y me convida kif.
Afuera las cabras bailan entre olivares.
El viento cambia la arena de lugar.

Mientras el agua borbotea en el narguile
pienso en mis compañeros en el mar.
Nunca oí el rumor del mar.
Quiero dormir y que el sueño me cure, dice.

Pero yo sé que no hay cura posible.
Bajo el mosquitero iluminado por la luna
me adormece el sueño, me dejo llevar.

 

(LAMOR) SA

Tenías la obstinación de las plantas
que van hacia la luz y con orgullo
desafían a la gravedad.

Quisimos preparar la ciudad
aprender la nueva lengua
amar la tierra nueva.

Todo era menos lindo sin vos
pero juntos era un infierno elegante.
Nada tenía sentido sin vos
pero juntos perdía el sentido.

De día mirábamos canales distintos
de noche apagábamos los teléfonos.
Borrachos decíamos verdades
que sobrios no podíamos repetir.

Ven aquí rápido, decía la canción
pero no teníamos apuro:
que lo bueno llegue lento
pensábamos.

Pero ahora el sueño terminó
soy la morsa y no me importa.
No se puede ser y no ser al mismo tiempo
salvo en el mundo de la mujer.
Soy mi propia madre, me acuno
susurro palabras.
Quisiera una mano de hombre esta tarde
una mano que calme.

 

del libro Ahora (Ediciones Del Dock, 2016)

 

 

_______________________________________________________

Griselda García (Buenos Aires, 1979) es escritora y editora. Estudio Diseño de Imagen y Sonido y Letras (UBA). Publicó los siguientes libros:Alucinaciones en la alfalfa (2000), El arte de caer (2001), La ruta de las arañas (2005), El ojo del que mira (2009), Hallucinations in the Alfalfa and other poems (traductor: Hugh Hazelton, Wolsak y Wynn, Canadá,2010), La madre del universo, (relatos, 2012), Mi pequeño acto privado(2015), Ahora (2016) y Bouquet Garní + SPAM (2017). Se dedica al dictado de talleres de escritura creativa y al seguimiento de obras literarias en progreso. Se desempeñó como editora en La carta de Oliver y Ediciones Del Dock y en la actualidad dirige su sello, Griselda García Editora.

Pøemas de Leonor Olmos

 

9

en un futuro alternativo, no hay poema, no hay mujer – el hablante se estremece junto a los espejos, el hablante es un cyborg híbrido,

re ensamblado / por partes, elaborado por manos que no conocen ni la vida ni la muerte, es otra cosa, el poema es otra cosa, devora la carne a machetazos y la consume junto al sol

nada puede crecer desde allí / nada puede ser desde allí : la muerte y su algoritmo es otra cosa y no te alcanza

el algoritmo del poema es alterado / codificado – nada de este mundo corresponde a la distancia o al vacío de un cuerpo sobre el agua o sobre la nieve

– la máquina incorpora el cuerpo al espacio y a la hierba / incorpora el cuerpo – masticado, intervenido

– en un futuro alternativo : este poema no se rinde – es una máquina que ríe y danza sobre las estrellas / que conecta la pantalla a un músculo, que destruye a un músculo y le atacha las visiones

– todo parece lejano y perdido-

en la industria del quinto mundo, el poema es un ser líquido, un parásito en el sistema de consumo y producción, la carne pierde sustancia, agua, electrolitos: ésta es mi carne alucinada – intervenida – según el uso y la costumbre,

la cadena de montaje me tritura

disuelve mi hambre, calma mi sed

 

10

desciende el precio de la carne / el poema continúa su descenso : retrocede la vida retrocede el logos a la mínima expresión /

a la expresión de los sueños, de las voces, del pánico y la angustia ;

de las ong, de los toc, de lo endógeno, de la crisis, de mis ojos no ven sino todo lo sagrado y todo lo sagrado no ve sino mis ojos

– / un ticket de cambio, sin reembolso – volátil, volátil –

sin cambio / sin niebla – los engranajes trituran la carne, la condensan : ceden su valor a los flujos del a m a n e c e r : el caos ordena mi vida, ordena el poema, cohesiona el musgo, lo que falta, lo que muere

nada sucede que no pueda suceder – el soporte del poema es el aire, es el tejido, el poema me piensa – introduce sus nodos, quema sus nodos en un solo acto escena collage de c u e r p o s y v o l t a j e

éste era un trozo de carne – envasado, laminado, el poema pensaba un cuerpo y el cuerpo pensaba en dios,

( u n a g a r g a n t a c o n v u l s i o n a el cosmos ) : – el retroceso es evidente, combustiona la carne

cauteriza la carne : asimilo este poema / asimilo este vagar entre las nubes / se corta el hilo por lo + delgado,
un cuerpo se divide, desde afuera – amanecida

 

del libro ;p0ema

 

 

_______________________________________________________

Leonor Olmos (Chile, 1988). Ha editado de forma artesanal dos plaquettes: Extractos y 24/2. Sus textos han aparecido en diversas publicaciones digitales como Kokoro, Jámpster, Transtierros y LaZine, entre otras. Su primer libro “;p0ema” fue editado por Kokoro Libros. Su blog es loscuadernosblancos.blogspot.cl

Pøemas de Juan Romero Vinueza

 

FRANK O’HARA O CÓMO SER UN POETA QUE NO SE TOMA EN SERIO VOL. I

quizás la mejor forma de madurar poéticamente es dejar
de pensar en la poesía como algo extremadamente serio
¿no sería mejor jugar con ella? ¿no sería mejor burlarnos
un poco de ella? ¿no sería más entretenido darle vueltas
a todas sus palabritas? ¿no sería más revelador buscarle
una manera de no caer en su trampa? ¡qué tal si degeneramos
todo lo que conocemos o creemos conocer sobre el lenguaje!
¡qué tal si le damos unas palmaditas de confianza en la espalda!
¡hay que intentar agotarla en sus posibilidades! no hay que
creernos del todo revolucionarios porque eso es volver a caer
en la seriedad que cree ser algo indispensable para la poesía
escribamos sobre cualquier persona animal o cosa / situaciones
bellas o más bien llenas de absurdo / volvamos a ser unos niños
o quizás unos cavernícolas que lo único que buscan es poder
expresar lo que les ha llamado la atención en su muro (ahora lo
llamaríamos hoja de papel / o quizás computadora o bloc o lo que
fuere: no importa porque el ciclo se repite infinitamente): siempre
hemos estado diciendo lo mismo (incluso mucho antes de que se
inventaran las palabras) / lo único que ha cambiado es el formato
en el que se lo presenta ahora : ¡poetas del mundo, uníos! ¡uníos
a pensar en la poesía no como una nueva forma de no-seriedad sino
como una herramienta miserable & al mismo tiempo algo divertida!

 

CHARLES SIMIC O COMERSE A LOS ANTEPASADOS AUNQUE SE HAYAN CAMBIADO DE NOMBRE

“la historia no miente”: o eso es lo que dicen
los que la escribieron / pero tanto en la historia
como en la poesía las personas han optado por
cambiar sus nombres como una forma de borrarse
en la sociedad que los está acogiendo ahora
o tal vez para no levantar sospechas extrañas de porqué
hay un extranjero en un lugar tan irrelevante como este
pero borrarse del mundo no es algo simple ni sencillo
mucho menos cuando eres el resultado de una lista de
personas que borraron sus nombres & se inventaron a sí
mismos nuevamente con otra mitología & otros sonidos
rastrearlos ya no es una opción / porque sería imposible
los nombres que los configuraban ya han perdido significado
lo único que te queda para dizque saber algo de ellos es
sentir que vuelves a ser parte de un nombre que no te pertenece
más allá de un plato de papas con cuero o una chanfaina bien
calientita / que la comes con gusto pero también con el miedo
de saber que en el fondo eso que haces es un acto de canibalismo

 

inéditos

 

 

_______________________________________________________

Juan Romero Vinueza (Quito, Ecuador, 1994) Estudió Literatura en la PUCE. Colabora con las revistas POESÍA de la Universidad de Carabobo (Venezuela), Jámpster (Chile), Transtierros (Perú) y Liberoamérica (España). Editor de la revista de poesía Cráneo de Pangea. Ha publicado en poesía: Revólver Escorpión (La Caída, 2016). Compiló, junto con Abril Altamirano, Despertar de la hydra: antología del nuevo cuento ecuatoriano (La Caída, 2017), obra ganadora del incentivo de los Fondos Concursables 2016-2017, organizados por el Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador. Compiló y tradujo, junto con Kimrey Anna Batts, el libro País Cassava / Casabe Lands (La Caída, 2017). Mail de contacto: jromero09@hotmail.es