3 poemas de Victoria Mallorga Hernandez

ELEGÍA

para chano hernandez

y sostener tu rostro entre mis manos
tocar cada arruga,
sacarte esa ceja negra que interrumpe
la blancura de tus ojos,
buscarte los puntos negros
joder irremediablemente
con manos de persona demasiado cercana
con manos de nieta que se asegura que los lunares sean los mismos,
que las arrugas no sean grietas,
sostener tu rostro
sosteniendo tu risa,
sostener repentinamente aves en vuelo
pequeñas cuculíes en canto
sostener una pista de baile
un tango, sostener los pasos de baile
sostener nuevamente
por una cabeza,
y soñar contigo,
que tu rostro aparezca en todas las nubes de mi mente,
como una heroína de las historias de amor bobas,
pero inevitablemente
más íntimo y sincero.
pensar que tu orgullo hace que llueva
y las lágrimas del cielo
son tus palabras insistentes,
tu suave escríbelo, escríbelo todo
tu ciega confianza en estas mis manos
capaces siempre
de sostenerlo todo.

TAIPEI

el repique de voces
me llega en los auriculares
12 horas de mundo a la
distancia, donde cultivas
intervalos— siempre Iluminada
de esa energía que emiten los arboles
naturalmente elevados por encima
de rascacielos, naturalmente
cruzada en medio de la ciudad
rumor de tren y esa
vibración que comulga
con mi ventrículo derecho;
apenas un poco de hilo
sostiene estos videos,
el fantasma de semáforos en verde
puentes: otros tiempos,
otras cartas,
cineforos y boba tea
sentadas bajo arboles
que se sostienen apenas
por encima de la acera
maleable del tiempo.

LA CURADORA HABLA DESDE LA HERIDA

los cuadros del Prado permanecen intactos
ahora que la brisa no toca sus lirios
y el sol ya no bebe de ellos con su cara morena
la soledad de los cuerpos inertes
protegiendo cada grieta perfumada
de óleo, la textura saturada
de emoción irónicamente preservada
por centímetros y centímetros
de vidrio templado, blindaje
obstáculo que compra unas décadas
más de tiempo solemne
pero nosotras

nos hemos bronceado en riberas enteras
nuestras risas han palpado el aire como
fuente de luz, insólitas en
tangible púrpura dicha que penetra
los poros, marcando las líneas del rostro
hasta dejar pequeños regueros de sol
ocultos en el quiebre de tu nariz,
la piel de tus mejillas que se irrita
en el invierno, que acumula pequeños
puntos llenos de miel solidificada
en este tu cutis rojo de sangre
del esfuerzo del respiro
ante la incontenible carcajada
que irradias
hasta que la pausa se torna absoluta
todos los respiros que
hemos contenido bajo el cielo
desenredados por la luz súbita
de otoño.
no, nosotras no permaneceremos
intactas, pero me basta
con un final
feliz.


victoria mallorga hernandez (lima, 1995) tauro, trickster, poeta. es editora asociada de palette poetry y co-organizadora de la feria independiente antifil. actualmente cursa un máster de publicación y escritura en emerson college. ha escrito albión (alastor editores, 2019) y absolución (2020, disponible online). reseña libros en el boletín mensual de la libretilla y su poesía ha sido publicada en español e inglés en revista lucerna, el hablador, perhappened, y kissing dynamite, thin air, entre otros. la puedes encontrar en twitter e instagram como cielosraros. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s