Muestra de poesía puertorriqueña actual | parte III

 

Kelly Díaz (San Juan, 1997)

DE LO QUE NUNCA ESCRIBO

Nos dolía el alma
a ocho chamaquitos
en la Madrid
ninguno lo dijo
pero todos siempre lo supimos
por la forma en la que tocan el bajo
la forma en la que tocan la guitarra
las improvisaciones sobre la vida
y el amor con el que se miran
cause you know
we really love each other
pero casi nunca lo decimos
por asociar al amor con tiempo
y haber coincidido
de formas un poco extrañas

Santa Rita es un lugar raro
porque a diferencia de Santurce
no huele a lo que ya no está
sino que te esconde
de ese recuerdo al que tanto le huyes
o quizás es la sala de Juan
la que en estos días me ha protegido
de encontrar cualquier otra cosa
que no sea solo yo
sin pensar en cosas
a las que ya no pertenezco
como en si leíste los libros que te regalé
o si mi familia algún día me va a llamar
y si mi padre en el más allá
realmente estaría contento
con quien decidí ser

Ahora debato
sobre si debo enseñarle
mi disco favorito de Soda
o mis apuntes de Pride and Prejudice
a una tipa que me gusta
pero tiene el signo zodiacal de mi ex
mientras los muchachos
hacen otras cosas con su nota
como por ejemplo dibujar
lo que no saben decir

Casi nunca lo sabemos
pero vivirse entre amigos
también es hacer el amor.

 

 

Yamil Maldonado Pérez (San Juan, 1992)

ME LEVANTO TEMBLANDO

Me levanto temblando en las mañanas,
la sábana colmada de flores quieta, me arropa
con el sabor azufre que preña mi saliva
esperando que arregle hojas secas
en honor al fuego.
Es la llama antesala a la embriaguez
del tuétano entumecido,
y me entumezco:
Acorazándome ligeramente contra el mundo,
como se viste uno para el trabajo,
vuelto ya esclavo dos veces
en una lista de prioridades menguantes.

Pero es cierto que ya me ha bastado
andar por días con los bolsillos
llenos solo de papeles amarillos
y bolígrafos y mucha tinta.
Sé también, que no es para siempre
aunque sí sea por siempre,
que debiéramos tener con qué comer
y dónde dormir.

 

 

Nelmaries Medina Rodríguez (Camuy, 1999)

EN EL HORMIGUERO HAY ELECCIONES

olor a humo corrupto
a mofle vendido
embriaga al hormiguero
de sensacionalismo partidario

se formaliza la revancha

todas las hormigas se agrupan
mirando esperanzadas
el mismo arándano dicromático

 

 

Alejandro Medina (Corozal, 1989)

RODEADO POR LA NOCHE

todo negro me da vueltas,
vueltas el conjunto espeso de la noche
donde no queda nada maldecir
para que truene el rayo donde quiera,
ya no húmedo martirio, sino lluvia
sola y solvente lubricando, y brama
el sonido gutural de la corriente
que entrelaza los sueños y las hojas
en un remolino edificante y fresco
que despierta en mí ludibrio de un aroma
delegando en cada gota un árbol nuevo,
ya no más roto, sólo hielo dando jugo
frío en el calor que refrescaba,
todo ese hilo, una alborada, al alba
una paloma en un aparte que enamora
en una lona negra y fría
junto a mí, de nuevo, que rodea
engalanada de luz por cucubanos
en esmero, que hilan un futuro verde
como un fruto frutal enfrutecido
encabalgado y delgado
o delicado nido de serpiente,
boa enorme y densa para mí, de rito nuevo,
si rebasa la lata, el cascabel,
y entrego el alambre que rescato
del escombro de vida que hoy me crece
durando en la loma como un árbol.

 

 

Carlos A. Colón Ruiz (San Sebastián, 1997)

DECADENCIA

desperté y no era un escarabajo
sobrepaso ese vínculo entre sueño y amanecer
donde abro los ojos y me desconozco
como el plástico y el oso polar
que se destruyen conviviendo
uno más lento que el otro

 

 

Eïrïc Rïchter Durändal StormCrow (San Juan, 1980)

DANZA DE LA LLUVIA

Danzo con Tauro
salto en la arena
divergente en el agua que me corre los tejidos
agua llama agua
este fuego busca hermanarse con el vapor
ser uno con la negación del universo
con la humedad pudorosa de las piernas juntas
abiertas
juntas
abiertas
el aire debe fluir
y el polvo de las muchas arenas
debe seguir su camino al mar.
Danzo en la casa de Tauro con cuernos
porque este mito debe terminar
para aprender la realidad:
hoy he sido ruin
muy ruin
y dadas las circunstancias, eso está bien.
El calor es el vestigio nacionalista del agua
esta agua me hierve y quiero que caiga
Ramaga Secuga Suraga ―conjuro para la lluvia o el diluvio―
Surarus, espíritu del agua
Uvukuvuku, pequeño cemí langosta
Ruieiur, dama de las burbujas
Avereva, loa mujer de los ríos y puente con los cielos
No creo en ninguno pero igual los llamo:
el calor trae la falsa afirmación de las creencias negadas
el calor es antítesis de la razón.
Lluvia, ven.
Vaguada, frente frío,
vientos alisios que traen ejércitos de niñas que se perdieron en los astros
vacíen el océano sideral en los anillos de Urano, Saturno y Neptuno
en esta tierra que clama a los dioses como imaginación de lluvia
eso: la imaginación es fuerte
y los talismanes son pura expresión de mana(´)
del que se come y del poseso de los fetiches
porque este cuerpo es mana(´)
y me doy a las naciones
como puta de tiempos mejores
porque la lluvia caerá
de julio en adelante, lo juro,
Surarus, Uvukuvu, Ruieiur y Avereva
siete veces siete en sudoku infernal
hoy danzo en Tauro y clamo por mi agua.