3 pøemas de Joseph Stroud

 

Primer principio de la termodinámica

Era un buen tipo, y cuando se murió los amigos honraron
su deseo final: cremaron el cuerpo y metieron las cenizas
en los cartuchos de sus escopetas. Caminaron por el bosque que él amaba,
disparando al azar entre los árboles. Por todos lados caía
en una lluvia de polvo, un polen de cenizas que fue como el recuerdo
de un chico que caminaba bajo los árboles en un diluvio de hojas.

 

Lo que me dijo en Orland, California

Mi hijo es alguacil. Encuentra una comadreja muerta en la ruta;
si es macho le corta el pene —tienen un huesito ahí—
y lo hierve para quitarle la carne y engancha ese hueso puntiagudo del pene
en el sombrero. Lo usa de escarbadientes. Te digo,
es un mundo de hombres. Pero si llego a renacer —como víbora, canguro,
lo que sea —más le vale que no venga con pene.

 

Cada tanto giraba la cabeza para mirar

En el arroyo inundado del barrio viejo,
por debajo del nivel de la calle y lleno de basura y botellas,
un día mientras iba por la ruta a Tomatlán
vi la cabeza inmensa de un elefante parado
en un charco junto a los restos calcinados de un auto y una mujer
que lavaba la ropa, golpeándola contra una piedra enorme.

 

del libro Procedencia de Joseph Stroud (La Carretilla Roja, 2019)
traducción de Shira Rubenstein

 

 

_______________________________________________________

Joseph Stroud es autor de cinco libros de poesía: In the Sleep of Rivers (Capra Press,1974), Signatures (BOA Editions, 1982), Below Cold Mountain (Copper Canyon Press,1998), Country of Light (Copper Canyon Press, 2004) y Of This World, New & Selected Poems (Copper Canyon Press, 2009). Ha recibido numerosos premios y honores a lo largo de su carrera literaria. Actualmente divide su tiempo entre una casa en Santa Cruz en la costa de California, una cabaña en la Sierra Nevada y un pequeño estudio en los cerros de Jalisco, México