2 pøemas de Elena Román

 

COLGADO DE UN JUNCO

La gente se saluda en las proximidades del río
y no le afecta que su saludo no sea devuelto
y se quede colgado del aire.
Cuanto más cerca se esté del río,
más se saluda la gente y sonríe
aunque no tenga respuesta y su saludo
se quede colgado de un junco.
Pídele a la Guardia Civil que cambie los tiempos,
se dicen entre ellos
para empezar y terminar una conversación
que se queda colgada del cuello.

 

 

HOTEL CON VISTAS AL TRANCE

En la calle de detrás del ruido
se encuentra el hotel con vistas al trance.
El recepcionista es un niño monosilábico
que sabe callarse perfectamente en francés
y que cambia a diario los números de las puertas
(por eso no es posible pasar
más de dos noches en la misma habitación).
Un domador se encarga de alimentar a la alfombra:
con una mano le arroja cubetas de pasos crudos
y con la otra empuña un látigo para mantenerla a raya.
Son ya clásicos detalles tan estúpidos como
laúdes y diales muertos a la hora del lunch,
flores de tela sordomuda en el hall
y los célebres jabones de cloroformo de 10 kilos,
cuyo fin es fortalecer los bíceps de los huéspedes
que se lavan la cara, manchada de sueños,
antes de dormirse de nuevo.
Se sabe de ellos a veces, cuando
salen al balcón a desperezar sus voces,
a dejarse golpear por la acústica del extrarradio.
Y es hermoso verles convivir sin asomo de crueldad,
o quizá la haya pero qué más da, no siendo expresa.

 

inéditos

 

 

_______________________________________________________

Elena Román nacida y residente en Córdoba (España), ha obtenido, entre otros, el III Premio Internacional de poesía Blas de Otero–Villa de Bilbao y el XXVII Certamen Internacional de poesía Barcarola. Ha publicado diecisiete libros en poesía y narrativa, siendo los últimos ¿Qué hacer con Freud además de matar a Freud? (Liliputienses, 2017), Pan con Pan (La isla de Siltolá, 2016) y Ciudad girándose (Baile del sol, 2015). Ha colaborado con sus textos en diarios, revistas y antologías literarias nacionales e internacionales, y ha sido traducida al francés y al árabe.