3 pøemas de «Abril» de Daniel Freidemberg

 

ABRIL (XI)

Hubo otra noche (otras noches), tus pasos,
la sombra móvil del cuerpo en los muros.
Pocas pala, escribiste, bras, las imágenes
dejaban paso a lo que llamabas las cosas
y ellas, las cosas, se dejaban nombrar
de a trozos, de a ratos, y después tornaban
a su lenguaje de no ser más que cosas.
Deseosa bestia de sentido, golpeás
tu mala conciencia contra vos: como quien
vuelve de una guerra, escribiste, y no hay guerra
de la que alguien vuelva, fue entonces fácil
poner juntas seis letras, guerra, poner
pie en tierra firme, las cosas
como residuos de lo que fue el mundo, duraban
como por milagro. Bello el silencio
de las cosas, golpeás
su duración, cada una en su pequeño tono, y no basta.
Pero no, gritó el pájaro, es que nada basta:
tus golpes se dicen nada más a sí mismos. Golpeá.

 

ABRIL (XIII)

Como quien vuelve de una guerra, el mundo al ras,
¿qué arraiga en estos mudos residuos?, formas rotas
donde el sol pega, firme, ¿qué sol? ¿qué
/hace, aquí, ahora, brillar
el vidrio y el plástico? ¿la palabra “sol”? En este paisaje
donde todo fue escrito,
¿qué hace igual señas? ¿Qué al aire
desguarnecido del comienzo del mundo, o del fin? No
/ hay,
dijo el guardián antes de disparar, un por qué, y es verdad.
Igual que pétalos en una oscura rama, hay rostros
que el tiempo arrastra, como lleva las hojas
desprendidas del plátano. ¿El eterno ciclo? Sí,
pero no para vos, no en este ahora ni acá.

 

ABRIL (XIV)

Había que, dijeron, blindar,
yo lo creí, para escribir, la rosa,
pero al fin blindamos
sitios para escribir, era que el aire
tocaba el nervio, y yo no quise,
no quiero gritar. Escrito en un
Mc Donald’s de barrio: descubrí
la gran pasión, la mayor de todas,
la que se cambia, como el dinero, por todas:
la Indiferencia. Escrito en un Mc Donald’s
de barrio: Indiferencia. No supe, no
quise blindar las palabras:
miren estos agujeros, estos tropiezos, esta confusión.

 

del libro Abril (Ed. Barnacle)

 

 

_______________________________________________________

Daniel Freidemberg (Resistencia, Chaco, 1945). Ha publicado los libros: Blues del que vuelve solo a casa (Buenos Aires, 1973), Diario en la crisis (Buenos Aires, 1986), Lo espeso real (Buenos Aires, 1996), La sonatita que haga fondo al caos (antología personal, Santiago de Chile, 1998), Cantos en la mañana vil (Buenos Aires, 2001), Noviembre (cuadernillo, Buenos Aires, 2006), En la resaca (Buenos Aires, 2007), Sonidos de una fiesta ajena (antología personal, Buenos Aires, 2012), Abril (Buenos Aires, 2016) y Días después del diluvio (antología, Barcelona, 2018). En 2014 recibió el premio La Rosa de Cobre que la Biblioteca Nacional de la Argentina otorga a la trayectoria poética.