3 pøemas de Daniel Pommers

 

LA SERPIENTE QUE DUERME ADENTRO

Veintiuna, así
le dicen a ese demonio.

se conocen de borracheras crecidas, sin atasco,
de una ebriedad rica, del quitasol, del tacto brisa a lo broquel

son dos descifrando el plaf, el mareo fresco.

son dos que buscan compañía. son dos barrigas de serpiente
conversando, afuera, repentinas; se piden maullidos, se hablan.
así son serpientes y se ungieron entre nadie.
cuando encuentran sentencia se amanecen, se mueven a otra estrella,
se desgarran; porque hay rabias maleficios de gente larva, de chispas obsesas,
de muertos del recaudo, de criaturas que viven en pesadillas.

en ellos hay ondas diseñadas perfectamente como pisadas de un embrujo.
en ellos hay grietas, hay rostro, hay hurto pacífico de memorias que
van corriendo descalzas por la cocina, los sofás, por la terraza
donde se miran como lo hacen los niños al nacer con su memoria de Dios
y el origen de sus familias. son dos y sus serpientes ya vienen ocultas,
son inmediatas a una sonrisa, sin ropas, sin navajas.

son dos con bocas hacha, como ciudades
como una casa de todos; y, aunque sean en
el estómago de otros cuerpos, son la recompensa.

en ellos hay seres de luz, imperios de mares sinnúmero;
son juntos viviendo del rastreo cerril, de maretas asesinas,
de botellas, de vino, de un poco de langosta, de champán, de ascensores,
de teléfonos, de una multitud que brilla y se despierta en la madrugada.
son dos, y toda la noche se abre borracha frente a ellos.

 

BORDERLINE

como gatos malos en el cementerio

me besas hasta el fin mientras cruzamos un puente.

mirándonos en el vacío de las miradas caemos;
es el mismo fin donde perdimos las distancias
el amor se abrió en este paladar y regresó
por una ventana de colores vivos y nubes rojas
con tanta gente; el color azul del mar se hizo forma
y me hizo hablar de las gentes opuestas al sol
desde una casa libre que representa el mundo
y que es como todo, una memoria. nuestros ojos van
al cementerio, libres de maldad pero, el golpe nuclear
el extranjero que habita adentro sabe que huir es mejor;
felizmente, como escapamos de los disparos y sus maravillas,
con horror pero hechizados entramos sin miedo: a volar.
los hijos y las yaboas que gruñen son como las noches: solas;
soy un pájaro en la luz que vuela sin Gabriel
murmurando en cien lenguas que Ave Satanás es la libertad;
porque somos responsables por el amanecer de estas vidas
y por los gusanos asesinos que se comen nuestras muecas.
que almuerzan a la medianoche tragando su comida de orejas y brea,
que cenan de los corderos que fueron comida para las hermanas con fe.
Así sacrificamos nuestro amor, con sangre,
con un espanto de peregrinos // porque los muertos nos acompañan.
Y aunque viajamos al amparo de sueños con cuerpos fríos; mi boca y
mi rostro conocen la onda de los reinos sierpes // regreso a la familia.
El verdadero reino es sobrevivir con alegría.

 

LA TEMPESTAD ALFA

mire las garras de la vida limando el hueso de los niños
mire a los niños comerse los bollos enfermos de una lombriz
el linaje vanagloriado de usar navajas y estómagos abiertos
a los niños que duermen pasmándose las venas en cucarachas
con las ropas de una infancia posta que Satanás les regaló
mire las víboras goteando ciudad manca por las cabezas de todos
mire la fiebre de los niños albergando lepra invisible en la boca
con su tufo de miserables para estrujarse por las calles y la gente
mire a los niños difuntos a lo lejos y en las agujas de Río Piedras
y mire la fiesta borracha de su alma en las tripas de un desierto.
siempre niños: siempre enamorados.

 

inéditos

 

 

_______________________________________________________

Daniel Pommers (Daniel Márquez Rivera) (Ceiba, Puerto Rico, 1985). Estudió bachillerato en Sociología en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras y en el Programa de Maestría en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón en Santurce. Es autor del libro El esqueleto presenta (Ríos Piedras. Editorial Bacanal, 2009) y Que así sea: Poemas 2005-2011 (Trujillo Alto. Gato Malo Editores, 2013); asimismo, ha colaborado en revistas y periódicos nacionales como la Revista Bacanal (varios volúmenes), La Polis, Hotel Abismo (volumen #6), Periódico El Rehén, TeknoKultura, Letras Salvajes, Revista Digital Voces Subversivas. Actualmente forma parte de Generación del Atardecer Presenta y es presidente de la editorial independiente Gato Malo Editores.