5 pøemas de «Mujer varada» de Regina Salcedo

 

2
hablan de una mujer que bajaba en pijama a por el pan. a eso había llegado. la pobre. la muy floja. hace días que ella no come pan. no ha alcanzado la orilla del rellano.
tan blanda en el paladar. la miga. le da asco.
disolviéndose.

 

6
su estado anímico es un huevo redondo de perdiz. lo ve en el espinazo de un tejado a dos aguas. el huevo leve, frágil. equilibrio precario. puede caer tanto hacia un lado como hacia otro. es cuestión de estadística. por alguna razón suele verlo rodar, más a menudo, hacia el costado oscuro de la casa. donde el hielo. donde las humedades. donde el todo por hacer o reparar.

(Varada)

 


te aguarda. este mundo en el aire. te contempla.
se acomoda a tu paso igual que un corredor en un semáforo.
cada elemento
completará su ciclo lo observes o lo ignores. siempre abierta
otra oportunidad para el guijarro. la momentánea abeja. todo está sucediéndose mientras, en realidad, ni ocurre.
ni concluye.

(Realidad vir[tú]al)

 

F
los ciervos no la ven. ni los caballos. las espinas. los lobos
sin embargo.

(Superpoderes)

 

IX
mientras haces, ocupas. ocupas un lugar en la estructura-piña.
un número concreto para no interrumpir la serie Fibonacci.
ocupas a tu mente para que no gorjee. para que no se alce
ese aleteo ajeno. esa secuencia otra.

(Sobre el aburrimiento)

 

del libro Mujer Varada (Marisma, 2018)

 

 

_______________________________________________________

Regina Salcedo (Pamplona, 1972). Autora de paciente cuidado de sus textos, comenzó a publicar poemas en los años noventa, pero hasta décadas más tarde no apareció su primer poemario, Icebergs (2014), al que siguió Protagonistas (2015), junto con varias novelas juveniles. Rigen su escritura el desasosiego y un espíritu inconformista. Trabaja la precisión léxica y la capacidad de resonancia de cada texto, siempre con un pie en el abanico de poemas como conjunto y otro en el desarrollo narrativo. Así, con un verso frío pero doloroso, toma la asepsia como distancia para poder hablar de nosotras mismas sin caer en la autolamentación o la complacencia. – Fuente: Editorial Marisma.