4 pøemas de Lorena Huitrón Vázquez 

 

LENGUA GEOGRÁFICA

Las lesiones benignas
aparecen espontáneas.
La parte interior de la lengua dice:
sin importar a dónde
va, se retuerce y viaja mi boca,
no lastimo a nadie,
pero entre los dientes
arden los deseos del otro.

 

LITTLE MARY

A los tres años llevaron a María al templo de Jerusalén. Otras niñas alumbraban su camino, para mirar siempre hacia adelante y no distraerse. Esa niña promesa diminuta, novia pequeña, ofrendita a los viejos socarrones. Muñequita de aparador, calladita y obediente.

Entre hombres que huelen a especias guardadas en una alacena de cedro, la llevaron ante Baraquías, no es nombre de cantina, era un sacerdote avinagrado patriarcal que quién sabe quién le dijo que con las manos sucias se puede agarrar una bolita de algodón. La abrazó y la bendijo. Luego la muñequita se escurrió hacia el piso porque el sacerdote olía muy feo. Recordó una tonada y se puso a bailar en la tercera grada del altar. Se movió aquí y allá, los pies se deslizaban en los peldaños, danzarina. ofrendita móvil y viviente, mamá Ana y papá Joaquín lloraban de orgullo y emoción, tan pura y linda, tan bonita se ve la chiquitina, las niñas de la consorte querían bailar también pero sonreían y cada una se agarraba las manos para contener la nostalgia. Conmovidos, la consideraron digna y aplaudieron como focas.

 

RETICULUM

Cuánto vino escarlata bebí en una vasija
en cuyo fondo podía verse, como en el ojo, una mota.

Baššār ibn Burd

***
Es tan vasto el modo para calificar al invidente en árabe como sus poetas ciegos. Al-Safadī los compiló. En sus poemas, describen con suma precisión las percepciones lumínicas.
El color está en la mente, se sabe. Mi ojo escribe sus cuentos: érase que se enfadó tanto con un halo lavanda que terminó embelesado de sí mismo cuando le ofrecieron Riboflavina. El arcoíris giraba sobre él. Tras el dolor del legrado de la córnea se sintió artista visual.

(5)

Antes de surcar el epitelio, en lugar de poner cuidado y ser valiente, se pasa enseguida a la fotosensibilidad. El hombre no puede con la luz, recuérdese: es imposible rebasarla. En su lugar, hay que conformarse con llegar a un tope. La anestesia te regala un prisma y flotan (el ojo es una pecera) los colores de las ondas electromagnéticas perceptibles. Lo que mirará un pájaro cuando entra en barrena.

 

TAIWÁN, MEKONG

Los beta son como los peces del paraíso.
Dos no caben en el mismo acuario.
Vienen de Mekong y Taiwán.
Uno traza los afectos en diversas partes,
casi todas ellas lejanas a nuestro lugar de nacimiento.
Tan lejanas para ser capaces de abandonarlas
cuando molestan, cuando alguien nos traiciona,
o de reunirlas porque necesitamos sombras bruscas
para sacudir la suciedad que otros nos arrojan dentro.

 

inéditos

 

 

_____________________________________________________

Lorena Huitrón Vázquez  (Xalapa, Veracruz, 1982). Ha sido beneficiaria del Programa de Estímulos a la Creación Artística en el Estado de Veracruz (PECDAV) en las categorías de poesía (2009-2010) y novela (2013-2014). Ha publicado los libros: Parábola del desconocido (Fondo Editorial Tierra Adentro, Colección la Ceibita, 2012), Erigir una Fortaleza (Instituto Literario de Veracruz, 2013), Una violencia sencilla (Sedeculta, Instituto literario de Veracruz, 2017), libro ganador del Premio Nacional de Poesía Experimental Raúl Renán 2015, y Wintu (Stomias Boa, 2017). Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés y al italiano.