Notas sobre (fotografías) de Diego L. García, por Daniel Bencomo

 

Me gusta mucho el registro de este libro, me gusta mucho además la forma en la que leo que se piensa ese registro, desde una cercanía a lo objetivo, a la luz que cae por igual encima de todas las cosas y las inscribe en la imagen, como en la fotografía; puede sentirse una especie de progresión que conduce del vínculo inmediato con las fotografías de Wayne Sorce en los primeros textos, a hilar y desplegar, de la mejor manera, una serie de reflexiones en torno a tantas cosas, en torno a tantos temas –uno que tiene un peculiar relieve: la cuestión de la producción de un poema en latinoamérica, sus condiciones singulares o genéricas, sus posibilidades.

(saldos de fábrica)

todos hacen que pelean.
patadas vuelan de un lado a otro
en un restorán chino

las mesas y los platos
se quiebran como palabras
puestas en un paisaje

el héroe protege al lugar
y a la chica
contra toda una horda
de actores de bajo costo:

esto es la literatura

Creo que esa apuesta que se toma, la de ofrecer una alternativa distinta para continuar desarrollando el pliego (Leibniz) de lo que podemos pensar, queremos pensar – aquí hay otra imagen, mas que nunca en nuestro tiempo, una de deseo– como poesía latinoamericana, se logra, se disfruta, siempre desde un lenguaje preciso, ligero por decisión, cargado eléctricamente en la posibilidad de significado pero desde una distancia con la saturación del lenguaje.

lo que puede intercambiarse
es sólo una poética en la que
el café llega idéntico
en bangladesh – tokio – buenos aires

es una cuestión de estilo
como detenerse en los semáforos

La luz, parecen glosar algunos textos – a pesar de lo reaccionario o viejuno que puede sonar este término, usado aquí sólo por el símil con la imagen fotográfica, con su no-materia –, no depende de la acumulación de los objetos, depende de la posición de quien mira, produce y activa resonancias y mecanismos de revelado. De sus recursos. Derivas por un paisaje que se ofrece plano para lo que muta, en calidad de fata morgana, desde una foto con tintes de hielo y nostalgia hasta transformarse en el pasaje final de un videojuego donde, sí, también la vida parasita y avanza:

cada fragmento fue
una posta de luz para la existencia
ahora sigue lo imprevisto:
niños con trajes de superhéroes
corren hacia el fondo de la calle

 

notas sobre el libro (Fotografías) (Zindo & Gafuri Ediciones) de Diego L García,  por Daniel Bencomo

 

 

_______________________________________________________

Diego L. García nació en Berazategui, Buenos Aires, en 1983. Es Profesor en Letras, egresado de la UNLP. Escribe poesía y crítica. Entre sus últimas publicaciones se encuentran los libros de poesía Esa trampa de ver (Añosluz editora, 2016), Una voz hervida (Jámpster e-books, 2017), Una cuestión de diseño (Barnacle, 2018) y (fotografías) (Zindo & Gafuri, 2018). Colabora en diversas revistas.

_______________________________________________________

Daniel Bencomo (San Luis Potosí, 1980) es poeta. Apuntes en el baño (2005) es su primer libro. Le siguen: De maitines y vísperas (2008), Morder la piedra (2009) y Lugar de residencia (FETA, 2010), con el cual ganó el Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino en 2010.