Un pøema de Begoña Callejón

 

DEBAJO DE MI VOZ

 

FOTOGRAFÍA Nº 1.

El pájaro muere en cada desplazamiento igual que la LUZ. Cuando decide tomar tierra y cae, las plumas se desprenden de su cuerpo de forma simétrica. Plumas, plumas y más plumas. Sus huesecillos desaparecen con pudor. Sus patas, corruptas, rancias, podridas, hacen que lo sublime muera como en el último trazo de un dibujo infantil. La LUZ, nuevamente reaparece para atravesar su cuerpo de golpes secos. Mayor profundidad de campo. Alas rotas.

FOTOGRAFÍA Nº 2.

Somos los restos de la mugre. Seres desorientados. “Mamá, tu pequeña hija está sangrando. ¿No lo ves? También tiene vergüenza. También llora por lo perdido, por la chiquilla que tenía infectada el alma”. Nada aparece en movimiento. Las moscas rodean a la carne. La atrapan en un círculo. “¿No ves mi sangre?” La luz del diafragma ha cambiado. Un miedo estéril. Negro. Tal vez violeta. Mi voz habla, habla del autocanibalismo. De la sangre que rodea mis brazos en un ataque de pánico.

FOTOGRAFÍA Nº 3.

ella – es – más – hermosa – que – las – demás – y – lo – admites. El obturador permanece abierto muy poco tiempo dejando pasar menos luz. Reduces-el-movimiento. Todos tenemos una historia, dices, pero solo-la-quieres-a-ella. Delante de la cámara. Detrás. En el agujero azul donde surgen los bosques de chatarra biológica.

FOTOGRAFÍA Nº 4.

Recuerdo aquella vez que desperté y no estabas allí. Recuerdo aquella vez que me encontraste cubierta de sangre. La fotografía bicolor. Recuerdo aquella vez que me sentí tan vacía que decidí que debía romper las cosas más bonitas. El poema habla. Se comunica. Recuerdo aquella vez que aprendí que no hay segundas oportunidades. Todo está muerto, destruido, cuando la casa arde en llamas. La Luz. Recuerdo aquella vez que TÚ, No, no recuerdo aquella vez que TÚ, recuerdo aquella vez que YO, aquella vez que ya no recuerdo. No recuerdo nada y eso está bien. Está bien no recordar. No recordar.

 

del libro Y te llevaré con mis hermanas (inédito)

 

 

_______________________________________________________

Begoña Callejón (Almería, 1976) Ha publicado los libros de poesía Suicidio de libélulas (Celya, 2006), Extraña claridad (Devenir, 2007), Palabras para un cuerpo de ceniza con el 1º Premio Frances Bru 2007 (Ayuntamiento Canals, Valencia, 2007), Las putas toman sushi (Alea Blanca, 2009), Cenicienta en sangre (El gaviero ediciones, 2010), Locos de Altar, junto a Leopoldo María Panero y Rubén Martín (Alea Blanca, 2010), La camada feroz (Amargord, 2012), Los pájaros dibujaban en mis ojos (Huerga y Fierro, 2012), Cuando llegan las abejas (Diputación de Cádiz, 2012) y el relato ilustrado para adultos, Faula, la hora del vacío (Fin de Viaje, 2012). El hospital de las muñecas (Vitruvio, 2015), Horas hermosas para teñirlas de rojo (La Garúa, 2015) y Hotel Útero (Esdrújula ediciones, 2018). En breve publicará Hijas de la melancolía (2018) y El robasábados, libro infantil (2019).