4 pøemas de «Piedras preciosas» de Valeria Tentoni

 

Caminé por el desierto con los bolsillos
llenos de piedras
y la arena bajo mis pies me sostenía.

Nunca me hundí
ni siquiera tropecé y quedé ahí
y me cubrió con una duna el viento.

Las piedras por el desierto, las cargué
como una que anda
con los bolsillos vacíos.

Aullando de rabia
pidiendo perdón mientras atacaba
a los pájaros, a las sombras, las pocas sombras
de los pocos pájaros
que iban apareciendo.

Los ataqué con mis piedras
pidiendo perdón.

Tenía todavía más piedras
¡eran tantas!
y me vengué con ellas de cosas que no podían moverse
que no podían tocarme,
me vengué con toda furia con toda justicia
de noche, de mañana,
me defendí, vengándome,
de nada que me atacara
me vengué sin dirección,

y me defendí sin hundirme nunca
sin siquiera tropezar

con todo eso en los bolsillos
mientras el viento empujaba
cosas invisibles lejos de mí.

Después de días sin comer
me doblé con la boca llena de espuma
me doblé
con mis piedras en los bolsillos

(todavía quedaban bastantes)

y ni siquiera entonces
el desierto me recibió, ni me cubrió la arena.

 

No es un homenaje.
No es ni siquiera una manera del odio.
¿No ves
que si a alguien le leyeras
los poemas que te escribí
te miraría
como si pudieras contagiarlo
de algo muy malo? ¿No ves
que nadie te felicita?
¿Que no te lo digo como se dice
te hice una torta de cumpleaños
sino más bien como se diría
no te lo tomes a mal, pero
como se dice
hay algo
que deberías saber?

 

Estoy esperando el día en un saco oscuro
mientras afuera
el mundo te tiene, dormido.

Los que no han herido
no esperan por el día ni por nada, los que no han herido
duermen, simplemente, hacen
las cosas simples,
simples. Yo estoy
del lado de adentro de este saco purulento
de tierra y de noche. Es estúpido
creer
que la oscuridad me embellece,
o que en algo
me cubre.

 

¿De qué se esconden los animales cuando están heridos?
¿Por qué mueren solos los animales? ¿De qué están hechos
que pueden pasar por eso sin piedad, sin espectáculo?

 

del libro Piedras preciosas (Libros del pez espiral, 2018)

 

 

_______________________________________________________

Valeria Tentoni (Bahía Blanca 1985). Reside en Buenos Aires. Publicó los libros de poesía Batalla sonora, Ajuar, Antitierra, Hologramas y Piedras preciosas, así como los libros de relatos El sistema del silencio y Furia diamante. Fue incluida en distintas antologías, como Nuevas narradoras argentinas (Función lenguaje, 2017) y Penúltimos. 33 poetas de Argentina 1965-1985 (UNAM, 2014). Actualmente es editora del blog de Eterna Cadencia y periodista freelance.