Pøemas de Anahí Maya Garvizu

 

CONTRA RUTA

No tuve miedo
en dejar solo una huella accidental en el cemento.
Escapar de las conglomeraciones
de las nucas estresadas en los micros, con todos los ángulos apuntando lejos de casa.
Escapar,
sin saber que hasta el desierto mueve sus rutas
y que entre paso y paso,
cubierto por el polvo indiferente del verano,
terminaría como un perro
que duerme a la sombra de otro.

 

DECONSTRUCCIÓN

Es necesario temblar varias veces
antes de entender
que la desintegración sucede de a poco.
Ver cómo caen las costras
y aplicar la deconstrucción del suceso.
Mirar por la ventana y sonreír levemente,
imaginar ser la planta que crece entre las tejas
un vestido colgado en el tendedero
que no corre ni reposa;
imaginar ser la raíz que atraviesa el cemento,
el niño que no esquiva los charcos.
Intentar ser otro, aunque la lluvia otoñal
y la canción tan escuchada
vuelvan a conducirnos al mismo sitio.
Después del desencanto
no intervenimos en la tranquila soledad
pero nos arriesgamos a deambular entre las luces vespertinas
con un viejo nudo en el pecho
y avenencia en la mirada
ansiando pasar desapercibidos y a la vez
ser encontrados.

 

 

_______________________________________________________

Anahí Maya Garvizu (Bolivia, 1992). Ha publicado parte de su trabajo en Tea Party II: Muestra dinámica de poesía latinoamericana (Editorial Cinosargo, 2013), 90 Revoluciones (Editorial Mecánica Giratoria, 2015), en el suplemento Rayuela de Chiapas-México (2016); Ulupica, trece poetas bolivianos actuales (Editorial Libros del Cardo, 2016), Transfronterizas: 38 poetas latinoamericanas (compilación a cargo de Ediciones Punto de Partida, carrera de Literatura de la UNAM, México, 2016), en la revista Contratiempo (Chicago, 2017). Actualmente su primer poemario está en proceso de publicación.