Un fragmento de «Kilimanjaro» de Maricela Guerrero

 

Papeles contantes y sonantes, papeles con rostros, papeles de identidad, papeles contraseña salvoconductos —transformación y resistencia— papeles pautas —rumor y música— sus documentos identifíquese y ¿cómo dices que te llamas? Se llama prófugo, se llama migrante, se llama emperador, verdugo, carcelero, preso, redentor, maquinista, pasajero, ser en traslación se llama fogonero, inspector, cocinero, checador: papeles en representación: maquinista, pasajero, ¿quién dirige la función?, ¿cómo dices que te llamas? El polizonte se distiende: pasajero sin documentos, pasajero desacreditado, desvalido: pasajero en fuga: correveidile ansioso a las rejas con todo y chivas papeles contantes sonantes: actas, registros, documentos: Rancho Alegre, ciento dieciocho vacas producen diez mil litros de leche al año y no se cansan ni piden incapacidad por maternidad, sino al contrario: vacas lindas, pintadas, lecheras y contentas con nombres como Micaela o Magnolia paren y producen leche, vacas: vacas, registro de mis vacas y de mis días: alegres registros, papeles registro del rancho que produce leche y del rastro que produce carne: carne de cañón, prófugos que no tienen nombre ni registro ni papeles, no constan en actas: se llaman migrantes en contenedores, trenes que transportan litros de leche y hombres sin nombre ni trabajo ni apellido: hombres paridos no por vacas contentas, sino por madres que no tienen nombres —alegres madres que no se llaman magnolias ni micaelas ni nada— madres que se alejan de sus hijos y no producen litros de leche al año y no viven en ranchos alegres: madres sin registros ni papeles: madres e hijos prófugos, trenes que parten al norte como bengalas al interior del sueño: imaginarios ranchos alegres donde se ordeñan vacas contantes sonantes y alegres vacas especializadas en producir altas cantidades de leche y hombres en trenes que penetran la noche y la ordeñan: maquinista pasajero tren y vías en marcha por una vía láctea infinitamente derramada por las cientodieciocho vacas de Rancho Alegre: máquinas palpitantes mínimas —engrane y suspensión— vacas: vacas derraman leche, mugen por la vía láctea y gotean:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: puntos
puntos vías:
paralelas:
tren de vacas —mu—
líneas paralelas: gotean vacas: derraman leche y líneas: vacas y vías sucesión de derrames de la vaca ancestral: derrames míticos —vacas que chorrean leche ad aeternum por hijos que no vuelven: leche infinita y galaxia en movimiento: hoyo negro:

 

del libro Kilimanjaro (próximamente a publicarse en Cardbord Press)

 

 

_______________________________________________________

Maricela Guerrero (Ciudad de México, 1977), escribista y burócrata de diseñador. Autora de Desde las ramas una guacamaya, Bonobos-Coanculta, Toluca, 2005; Se llaman nebulosas, FETA, Conaculta, 2010; Kilimanjaro, Mano Santa, Guadalajara, 2011; .Peceras, Filo de Caballos, México, 2013. Becaria del FONCA en 2008 y 2010. Ha participado en diversos festivales: Latinale, 2011 y 2016, en Alemania; Café Bagdad en Suecia, 2012, y el de Rosario, Argentina en 2012; Póetica3 en Colonia, 2017; Poesía en Voz Alta, Casa del Lago; Enclave, entre otros encuentros y recitales. Su libros más recientes son De lo perdido, lo hallado¸ en la Colección Práctica Mortal de Conaculta, 2015 y Fricciones del CCD.