Pøemas de López Milton López

 

EL CAMINO AL CEMENTERIO

patinar en la vereda
salpicar con las baldosas flojas
las piernas de un desconocido
lluvia que arremete
sin refugio para el desenfado
en la certeza fría que cae vertical

mirando el cielo     gente     lastimaduras
sintiendo vértigo haciendo el guiño
el giro en la dirección obligada
el semáforo con su foco verde quemado
el imbécil que cruza desafiante

se pierde invisible en la mayoría
él que es que es una minoría un tajo
en la herida con pus que vomita en el cordón

él que escapa de obligaciones que cede sus derechos
que le importa un carajo quien lo mira
que se ríe de todos porque todos son desconocidos
son otra patria otra historia que le es ajena

camino al cementerio con gris plomo en el hombro
y el peso similar de una desdicha
que se acomoda en los hombros también
con vicio de mirada errante     brillo     alcoholizada
con fatiga o suspiro, no sé, o con hambre de
sueños que hunde para que no surjan, no sé

el ensayo dominado de colocar flores en una placa
el óxido verde de los bronces un Cristo que mira
desde una distancia prudencial

el llanto y el murmullo que de lejos y no tanto
llega nos envuelve nos deja atrás como un mojón
el mismo murmullo que nunca nos fue tan ajeno

los paraguas no de luto con colores varios
que se persignan y también acompañan mudos

sin aves ni nada parecido
escena cruel desollada de luz y consuelo nuevo

el hombre que es un nicho de piedra
avanza en pasos que estallan y yacen

y piensa en la muerte no la propia ni la ajena

piensa el mundo como un difunto amortajado
que quiere resucitar pero no puede
sin la conformidad de un dios
que espía por la mirilla ojo de ese mundo
que no nos pertenece pero que legamos sin saber

“Por favor Señor llévalo contigo” se oye otro
hombre con sotana a pocos metros empapado y
sin inmutarse ofreciendo algún tipo de consuelo
sin conocer la historia de quien podría haber sido
asesino o coleccionista de estampillas ya no importa

 

ARMAS

creo que la convicción de lo ausente
se entromete al pie de cualquier camino
la sangre que recorre tus venas
calienta tanto que parece evaporarse
me apuntás y antes de que efectúes el disparo
me repongo de este mal sueño
me arrodillo y trato de descifrar este signo:
“la espera es un arma / la mirada es un arma”
pero solo encuentro el vapor que sofoca por las mañanas
no hay nada más distante que un sueño
como si uno al mirar las nubes cree ver en ellas el futuro
me apuntás y el futuro se siente
como un calor que atraviesa la carne
mis rodillas serán hermanas de mis silencios
pero no encuentro el silencio
ahora que despierto soy una lata abriéndose
encuentro alguna que otra respuesta que no atiende
a la pregunta adecuada que me deje en paz
me apuntás y es como si un desierto
se acostara sobre mi lengua que no deja de arder

 

del libro Las relaciones del hambre (editorial Lamás Médula, 2016)

 

 

_______________________________________________________

López Milton López, nació en el invierno de 1978 en el policlínico Posadas. Residente de Glew, provincia de Buenos Aires. Desde el año 2008 participa de los grupos de escritura creativa Macedonio Fernández, coordinado por Roxana Palacios, y publicó Las relaciones del hambre (Editorial Lamás Médula, 2016) y “2 poemas” (Ediciones Arroyo, 2018). Participó de las antologías: La mirada de ellos (Ediciones Croupier, 2017), Poemas de Recienvenidos. Siete autores (Enigma Editores 2017) y Cómo decir, en este mundo sólo con estas palabras II (Ediciones Ruinas Circulares, 2018). Hombres leales (Ediciones Ruinas Circulares, 2018).