Pøemas de Maite Martí Vallejo

 

ANTES BAILABA MODERADAMENTE

Hace tiempo que te lo quiero decir
pero no encuentro la forma de hacerlo
porque lo que me pasa contigo es muy extraño
y es que

tiro del hilo hasta alcanzar
la medida que deseo
uso alfileres largos y finos
de cabeza de vidrio
pura seda
coso los puños a las mangas
y las mangas al cuerpo
encajo los golpes como una roca
tú estás detrás
de la superficie de la roca
de vez en cuando aprietas los labios
y pones los ojos en blanco

ayer coloqué cartuchos de dinamita
encendí la mecha
salí corriendo
la dinamita explotó
la roca reventó
yo tosía y tosía y tosía
no podía parar de toser
intentaba respirar con todo el cuerpo
me ahogaba
elevaba los brazos

esto es lo que me da más miedo:
hablo del gas
del aire cargado de polvo
que me envenena por dentro
en una ocasión
caminando descalza
me clavé un cristal
y así empecé a flotar
perdí la cuenta de los golpes
dejé de hacer muescas
una ola no se puede dinamitar

las amarras
solo tú
no lo dudes
si hasta los tiburones hacen el amor
sin haber trazado antes los raíles
dentelladas en el dorso
un cadáver fresco puede costar
hasta quince mil dólares
obsérvese la sangre que cae de mi nariz
¿es la sangre de mi nariz
lo que ha dejado esas manchas?

me arrodillo
y te beso los pies

todo esto que te he contado
debe permanecer en secreto
amor mío
lo entiendes
¿verdad?

 

BLACK LETTER O LOS NIÑOS EN SUS PRINCIPALES OCUPACIONES: LLORAR, REÍR Y ALIMENTARSE

Empecé a entender que la “naturaleza”
es algo agrietado y profundo en donde
nos zambullimos, oscureciéndonos.
Anne Carson

 

I

Una mujer treintañera no sabe si quiere irse o quedarse.
El pensamiento de dar la vida le conmueve
pero está acompañado de temor.
¿Quién repara esa fractura?
¿Desde dos células hasta parir quién está a cargo?

En medio de picos agudos dices una palabra.
Una palabra que parece tener dientes.
Una sola palabra:
¡basta!

La palmada suena así
CLASK
CLASK

Vençuda n´és la mort
ja neix la vida mia

 

II

Rick preparaba unos batidos llamados Chunky Monkey.
Rick fue abandonado de niño en medio del bosque con el objeto de que los
lobos lo devorasen. De la noche a la mañana aparecieron unos doscientos
hipopótamos procedentes del río y se comieron a los lobos.
Recuerdo el plátano, la mantequilla y el cacao.
Se me llena la voz de notas bajas.
En Barcelona es habitual que antes de llover sople el viento de poniente. En
Barcelona no nos amamos. En Barcelona no quiero volver a decir su nombre.

Imagina otro principio y otro final, pon uno o más títulos y haz un dibujo que
lo ilustre: el bostezo hace que los ojos se cierren y que la boca se afloje.
Yo era una de esas niñas que van corriendo y chillando por la casa para pedir
dinero a su padre. Yo quería tener vestidos nuevos y no ponerme los que a mi
hermana le habían quedado pequeños.

¿Cuándo se transformó en espacio en blanco? De la noche a la mañana. No
nos lo podíamos creer.
Una cara presa del pánico presenta los ojos abiertos como platos, las cejas
arqueadas y una gran boca abierta.
Por tener luz                    así le llaman
Y cuando llega la            luz apagan
En Barcelona a todo el mundo le encanta aprender caligrafía gótica. Es muy
adecuada para escribir descansa en paz, Rick.

 

del libro Todos vienen al funeral de Rick (Ril Editores, 2018)

 

 

_______________________________________________________

Maite Martí Vallejo nació en Barcelona en 1979. Estuvo un mes llorando sin parar y tardó muchísimo en ponerse de pie. De niña no escribía poemas. Escribía los nombres de las cosas que le daban, en su mayoría nombres comunes. Su caligrafía era grande y respetaba poco las zonas. Ha trabajado como librera más de diez años y colabora y recluta en la revista digital Thalamus Magazine. Todos vienen al funeral de Rick (Ril Editores, 2018) es su primer libro.