Pøemas de Julia Wong

 

BYE BYE HONG KONG

Acabo de volver de Hong Kong
No hablo, ni más, ni menos chino que cuando me fui
He engordado un poco,
Mientras rezaba en los cementerios y recordaba tu nombre
Los fantasmas comían los pasteles que nos gustaban
Los mismos fideos
El chuk de arroz
Entiendo algunas palabras que antes no tenían significado para mi.
Ahora tengo pena por los pájaros que se van y no vuelven
Ahora se que si el tifón se lleva una maceta del balcón
Nadie comprará otra.
He comido por ti y por mí
Las galletas de huevo
Y la sopa de tofu
También he consumido comida occidental
Ahora abundan las panaderías estilo europeo
Y establecimientos de comida árabe y turca
Antes solo nos sentábamos los dos en el mercado rojo
me contabas historias que no entendía, aun con gran esfuerzo
Ahora tampoco las entiendo…
Pero Tu tienes ahora otro sentido
Tu querías que yo comiera todas esas cosas ofrecidas
En los altares
Productos a base de arroz y yema de huevo.
Me pedías que olvidara occidente
En mi enorme estómago he tratado de combinar el alimento
de occidente
Más tus bolas de pescado
Pero ninguna palabra nueva en chino ha salido de mis labios
he sentido tu falta
He sentido tu falta en cada paso por las verdulerías viejas
Y los rincones sucios
Que sucios somos los chinos ¡!!

Antes decía que tú eras el chino
Y que yo había sido criada por personas aseadas
Pero ahora creo que los dos estamos sucios
Como el aire de China, la polución y la masacre ambiental
Como sus escaleras escondidas en los altos edificios de tsimtsatsui
Todos somos un poco ese animal nocturno
Que se escapa en la noche peninsular
A husmear en las ofrendas para muertos,
busca un beso y un abrazo a escondidas
Todos somos ese papel
Que será quemado en las fogatas
Con el que nos limpiamos el colorete seco de la boca
Damos un beso
Y desaparecemos entre fantasmas moleculares.

 

EL CUERPO ROTO YACE SOBRE UNA CAMA INFLADA

Desagravio en la Martin Luther str.
El cuerpo roto yace sobre una cama inflada
Está abultado por los soplos del mundo
Las flores parecen guardias con prohibiciones en los pétalos
Delinean la nube cabizbaja que cubre la hinchazón
Ha pasado ya bastante tiempo desde que me alejé del amor
Esos constipados estómagos y sus deseos fervientes
Me desplazo con el U bahn por subterráneos anónimos
Ya no soy mujer, ya no ha de servir a la belleza de la gruya ni a la herida
Ni al el túnel ni a la vida
Todo ha ido dejando sus funciones como cuando el mar se retira
El cuello uterino es solo una manguera vintage
Y apenas se dibuja la idea de lo que pudo sentir
Esto es una mierda, parece susurrar sobre el ventanal golpeado por la tarde
Esto es desasosiego, es algo indescriptible en una soledad oriental
Diseñada por cerebros matemáticos, numéricos territoriales
Como gramíneas otomanas que enardecen su sapiencia nutritiva
Y los pétalos caen sobre la cera derretida de unas velas puntiagudas
Una queda muy mal consigo misma
Con su propia historia de retóricas encubiertas
Esa avaricia por lamer la perfección del otro en su inocencia
Por comerse el color azulado de sus ojos
Y encontrar solo esa palabra que limita la lujuria
Ese no
Ese no que se repite desde hace millones de segundos
Granos de sal esparcidos en las pistas
Ese no al cuerpo y sus trapecios
Ese no a la pierna a la cucarda vaginal
Y al inmortal ropero que saca trapos bajo sus señales clandestinas
Algún atuendo que pueda colaborar con la ruptura erótica de un vidrio
Pero la enfermedad del asco sigue siendo una mierda
Mientras cambio la estación del U bahn hacia Pancow,
la cura, ¿qué es la cura?
Solo es pregunta que se sostiene en lo repulsivo de la duda.

 

 

_______________________________________________________

Julia Wong Kcomt (Chepén, 1965) Es autora de los libros Historia de una gorda (Ediciones Libertad, Trujillo), Los últimos blues de Buddha (Noevas editoras), Iguazu (Atril, Argentina), Ladrón de Codornices (Patagonia editores Argentina ), Birreynato (El suri porfiado, Argentina), Un salmón ciego (Borrador editores), Margarita no quiere crecer (Borrador editores), Lectura de manos en Lisboa (Melón Editora, Argentina), Doble Felicidad (edita Tú, Lima) Los papeles rotos (ediciones el Viaje, México), La desmineralización de los árboles (Paracaídas editores, Lima), Un vaso de leche fría para el rapsoda (Celacanto, Lima), Mongolia (Animal de invierno, Lima), Oro muerto (Cascada de palabras Cartonera, Ciudad de México), Tequilaprayers (Paracaídas editores, Perú).